Archivos de la categoría ‘El Amo del Calabozo’

La llave del abismo

Publicado: octubre 3, 2007 de elvenbyte en El Amo del Calabozo

El escritor de origen cubano José Carlos Somoza ha ganado el VI Premio Ciudad de Torrevieja con la novela ‘La llave del abismo’, un ‘thriller’ ambientado en el futuro, mientras que Juan Cobos Wilkins ha obtenido el premio finalista con ‘El mar invisible’.

El Ciudad de Torrevieja, dotado con 360.000 euros para el ganador y con 125.000 euros para el finalista, el segundo de mayor cuantía en España, está convocado por el Ayuntamiento de la población alicantina y la editorial ubicada en Barcelona Plaza y Janés. Un galardón al que este año han concurrido un total de 423 manuscritos.

El jurado, formado por Juancho Armas Marcelo, José Calvo Poyatos, Julio Otero, Nuria Tey, Eduardo Dolón y David Trias, ha acordado por mayoría entregar el premio a Somoza, por un ‘thriller’ futurista, donde el escritor evoca un mundo de sombras. Para ello utiliza técnicas narrativas que van desde los juegos de rol hasta las clásicas novelas de aventuras.

La obra, de unas 500 páginas, es también una reflexión sobre lo que implica matar en nombre de las creencias religiosas y una revelación de lo que realmente se oculta tras ellas.

Para el presidente del jurado, Juancho Armas Marcelo, se trata de un relato “contundente y sorprendente”, que tanto puede leerse como “una novela de aventuras, de viajes o como el reverso de ‘Alicia en el País de las Maravillas'”.

En su opinión, Somoza “delata desde la primera a la última palabra, no sólo que sabe mucha literatura, sino que sabe hacerla”.

(más…)

Sobre el libro del Papa “Jesús de Nazaret”

Publicado: agosto 29, 2007 de elvenbyte en El Amo del Calabozo

Por qué está triunfando este libro, que en dos días ha vendido 50.000 ejemplares en Italia?
En el anunciado libro de Benedicto XVI convergen tres elementos que realzan su singularidad: su autor, su tema, la oportunidad de su publicación.

El autor es Joseph Ratzinger, posiblemente el teólogo vivo más importante del catolicismo. Pero Joseph Ratzinger no es hoy solamente un teólogo: es el Papa.

Habitualmente, los Papas escriben encíclicas, exhortaciones apostólicas u otros géneros de enseñanza magisterial. No es lo más normal que los Papas escriban libros, aunque en esto, como en tantas otras cosas, Juan Pablo II haya roto moldes.

Sin embargo, a pesar de ese precedente, creo que se trata del primer ensayo teológico, en sentido estricto, que publica un teólogo convertido en Papa. ¿Cómo ha de ser leído el libro? Benedicto XVI lo ha dejado ya muy claro: no como una enseñanza papal, sino como una obra de un autor privado. Con la posibilidad, por consiguiente, de disentir, ya que, en principio, su argumentación valdrá lo que valgan sus razones.

(más…)

Asbraum (parte I)

Publicado: enero 24, 2007 de elvenbyte en El Amo del Calabozo

http://elusive.genesismuds.com

Desde la colina, al día siguiente, pudieron ver la magnificencia de la fortaleza. Un alcázar que se elevaba desde debajo del valle, sobre un promontorio de roca, de un color gris ceniza. Era enorme. Casi parecía una ciudad fortificada e izada sobre un pedestal. Varios pabellones ondeaban sobre el portón de madera y hierro, bajo los merlones superiores. Sobre el foso ascendía una niebla no muy densa, y del interior llegaban las voces guerreras de hombres preparándose, y la algarabía de un día de mercado, aunque no vieron ninguna caravana, ni tiendas, apostadas en la planicie que se extendía ante la Ciudadela de Asbraum.

El grupo miraba la construcción con caras de asombro. Ninguno de ellos había visto nunca semejante fortaleza, aunque habían oído hablar de su existencia. Era, sin duda, un bastión que ofrecería una importante situación estratégica a su propietario. Suerte que se encontraba en manos del bien.

Andros miró el cielo encapotado.

—Será mejor que nos pongamos en marcha, si queremos dormir bajo techo —dijo el explorador mirando a la ciudadela.

Los demás asintieron sabiendo que era verdad. Se movieron al unísono, tratando de descender la colina en la que se hallaban. Esta era empinada, a resultas de los movimientos de tierra que las últimas lluvias habían provocado. Descendieron con precaución, teniendo en cuenta que iban cargados, pero no pudieron evitar llenarse de barro. Incluso Karuth, el lobo compañero de la druida, tuvo dificultades al llenársele las patas de un cieno oscuro y pegajoso.

(más…)

Los caballeros de La Marca (tercera parte)

Publicado: septiembre 4, 2006 de elvenbyte en El Amo del Calabozo

Todos se quedaron mirando a Gorham con los ojos como platos, aunque nadie superó la cara de Astrid. Y no sólo los compañeros, sino también los oficiales que estaban cerca y habían escuchado el comentario. Sin embargo, por extraño que parezca, el comandante siguió comiendo; como si quisiera quitarle hierro al asunto.

-Maese Gorham -dijo mientras masticaba-, no sé por qué, pero no me sorprende. Es idéntica a sir Goldwin, y no puede negar su ascendencia élfica…

El enano sonrió al entender la jugada del comandante, y siguió comiendo él también. La semielfa tardó un poco más en retirar la mirada. No sabía qué significaba el cambio de rumbo que su vida estaba tomando en ese momento, si es que estaba tomando alguno. Decidió no pensar aún en ello. De todas formas hacía mucho tiempo que no lo hacía, y consideró que aquel tampoco era el mejor momento. Ella misma, en su compromiso con el grupo, tenía un camino que recorrer, y recapacitar sobre quién era su padre no podía hacer menos que enturbiar su mente y emborronar sus recuerdos y su pensamiento. No sabía por qué, pero sentía que en aquella aventura debía tener los ojos bien abiertos, y la mente bien clara. Con un gesto de cabeza, visible para todos, que la miraban de reojo, dio por zanjado el asunto.

(más…)

Los caballeros de La Marca (segunda parte)

Publicado: agosto 22, 2006 de elvenbyte en El Amo del Calabozo

-Veo que es cierto -dijo el enano-, sois caballeros auténticos.

-¿Qué quieres decir? -preguntó el comandante.

-No estoy aquí sólo. Pertenezco a un grupo que se dirige al Valle de las Sombras, en busca de Elminster el Sabio. Ha sido una suerte que os cruzárais con nosotros.

-¿Por qué? -preguntó el caballero de nuevo.

-Porque en esa dirección encontraréis ciertos peligros -contestó Gorham-, y podemos proporcionaros información.

(más…)

Los caballeros de La Marca (primera parte)

Publicado: julio 15, 2006 de elvenbyte en El Amo del Calabozo

El grupo utilizó el resto del día y parte del día siguiente para descansar. Había prisa y eso no lo habían olvidado, pero les estaban ocurriendo algunas cosas que no podían ser meras casualidades. Les habían sacado de una peligrosa, pero interesante aventura, para meterlos de lleno en un mundo infestado de nuevos problemas a los que enfrentarse. Ellos parecían haber sido erigidos adalides de los dioses, unos dioses que ya no les parecían tan poderosos, puesto que el grupo había descubierto que hay seres más superiores que las deidades mismas, sumando a esto que esas mismas deidades ahora caminaban por el mundo como simples mortales.

No dejaron pasar mucho más tiempo y se pusieron de nuevo en marcha. Empezaba a ser aburrido para ellos. Casi cada día, sus esfuerzos por acelerar su marcha se veían interrumpidos por algún percance, de tipo mágico o no, pero que frenaba sus espectativas, y hacía lejano el encuentro con Elminster.

(más…)

Un nuevo escollo en el camino (II)

Publicado: junio 13, 2006 de elvenbyte en El Amo del Calabozo

La lluvia seguía golpeando con furia contra el suelo. Los compañeros se acercaron a la cabaña tratando de ser discretos, aunque se sentían bien protegidos por la lluvia, a ese respecto. Al llegar a la puerta, esta se abrió de repente, sobresaltando al explorador, que precedía a la comitiva.
-¡Vamos, pasad! -dijo la anciana, sorprendiéndolos a todos-. Estáis empapados. Pasad y acercáos al fuego.
Se miraron entre ellos, pero avanzaron para entrar en el habitáculo. Gaylin y Karuth, el lobo, cerraban la comitiva. Al ver al animal, la vieja puso mal gesto.
-El lobo no. Él debe quedarse fuera -la elfa miró a la anciana con algo de reproche, pero en seguida entendió que la cabaña era pequeña, y los animales, en el fondo, deben permanecer en el exterior.

(más…)

Un nuevo escollo en el camino (I)

Publicado: mayo 30, 2006 de elvenbyte en El Amo del Calabozo

La aventura con la banshee les había proporcionado un quebradero temporal de cabeza, pero también una nueva pista. No el monstruo en sí, sino su apresurada convivencia con el alcalde, y, sobre todo, con su mujer. Había resultado ser una antigua servidora de Helm, el dios de la justicia, y aún conservaba su poder. O eso, o había tenido mucha suerte lanzando su hechizo de curación sobre Gorham.
Abandonaron el pueblo con prisas, aunque no más que las que ya tenían de por sí; por recorrer el camino que tenían por delante y llegar hasta Elminster, tan lejano e inaccesible para ellos. Se les hacía agotador, sólo de pensarlo. Pero estaban decididos a no abandonar, y de hecho no lo harían; al menos no por voluntad propia.
Hacía dos días que habían dejado el pueblo y su reciente aventura. El tiempo no parecía estar dispuesto a ofrecerles bonanza, y más de una noche tuvieron que hacer uso de sus capas de invierno.
(más…)


-Lo intentó, pero habéis ignorado su llamada, hasta que acabó desistiendo -Elma hizo una pequeña pausa-. Entonces sintió la presencia de una vieja sacerdotisa de Helm ya retirada, o sea yo, y estableció el contacto. Sucedió al llegar vosotros. Fue algo extraño, pero acepté su llamada y él me dijo que vosotros érais los que esperábamos, nuestra esperanza frente a la banshee. El resto de la historia ya lo conoces.

La anciana se quedó en silencio, esperando alguna respuesta de Gaylin, pero la elfa miraba hacia el fuego, trantando de ordenar sus pensamientos. Al cabo de unos momentos se dirigió a la mujer del alcalde.

(más…)

En busca de la banshee (Segunda Parte)

Publicado: enero 26, 2006 de elvenbyte en El Amo del Calabozo

-De acuerdo. Podéis acomodaros en el almacén de grano, y seréis bienvenidos a cenar en mi casa esta noche, es la que está en el centro del pueblo.

-Antes ha dicho que no nos recomienda quedarnos. ¿Qué ha querido decir? -preguntó el explorador. El anciano suspiró y dejó caer los hombros abatido.

-A decir verdad, me cuesta mucho hablar de ello, pero os lo contaré mientras os acompaño al almacén -dijo Fairchild-. Pozo Viejo se fundó, hará ahora unos ciento cincuenta años, como lugar de enlace entre los leñadores de Lorel Town, a tres días al sur de aquí, y el Bosque Verde, que es ese que habréis visto desde la loma -dijo haciendo un gesto con la cabeza en dirección a la arboleda-. Era sólo un emplazamiento donde poder dormir y guardar la madera cortada, para poder trasladarla luego al río y transportarla en balsa hasta la ciudad.

(más…)