Archivos de la categoría ‘digo-diego’

Por el interés te quiero ERC

Publicado: noviembre 29, 2012 de elvenbyte en Autonomías, cataluña, CiU, digo-diego, mas, política, PP, PSOE

CiU, o Artur Mas en su defecto, se suma a las prácticas digodieguistas de sus coidealistas del PP. Cuando convocó las elecciones catalanas anticipadas, y trajo a escena su proyecto soberanista, se llenó la boca de referéndum. A todos sus votantes, y a muchos de los que no lo habían sido (por fortuna tampoco convenció a muchos de los que sí lo habían sido, y por eso ha perdido escaños), les prometió la tierra prometida de la independencia, en forma de consulta, y acogiéndose a leyes españolas muy claras al respecto (o eso dice el PP).

Ahora, que ha perdido seguidores, resulta que necesita una mayoría absoluta, que no tiene, para poder convocar el referendum soberanista. Ahora, para poder devolver la ilusión a esos miles de catalanes secesionistas (ojo, que hablo sólo de ellos, y con todo mi respeto democrático, pero nacionalista y patriota de mi país, que no es el Madrid donde nací, ni la Mallorca donde me crié, sino España, en su conjunto), tendrá que coalicionarse con su contrario en ideología y posición, aunque compañero de fines, ERC.

La sensación que me da es la que me da toda la derecha, por el interés te quiero Andrés, postura típica también de otros derechistas claros, como el propio PP. Y no es que no sepan dónde están, que lo saben perfectamente, pero es la política de moda, la de hacer coalición con las formaciones mayoritarias, sean hijas de quien sean. Casos más radicales se han visto, y no hace mucho, como la del PP-PSOE en el País Vasco.

ERC ahora tiene la sartén por el mango, que es lo que tiene ser segundo y que el primero no tenga mayoría absoluta. Pero ellos sí tienen claro dónde están, muy claro, y aunque saben que si quieren gobernar, aunque sea un poquito, lo tienen que hacer con CiU. Pero al menos no traicionan sus ideas, que por muy republicanas, no dejan de ser de izquierdas. La única intersección de los dos conjuntos es la soberanía.

Pero ahora ERC tiene la oportunidad de trabajar de verdad para el pueblo catalán. Es ahora cuando puede exigir a Mas que ceje en su política de recortes, es ahora cuando puede exigir a la derecha que se centre en el pueblo y genere una política que funcione y de la que tomar modelo. Para eso ERC tiene que ser fiel a sus ideales.

Aunque sea un arma de doble filo, porque si las cosas salen bien para ellos, y no me estoy refiriendo a que Cataluña diga SÍ a la independencia, sino a que Cataluña empiece a vivir mejor, incluso que el resto de autonomías, CiU será quien cobre ese rédito, y ERC quedará en la sombra. ¿Les bastará con saber que hicieron lo correcto?

Volvamos al presente, y a la realidad. No lo harán, porque las cuentas políticas no se hacen así. No es que tengamos una ecuación, de varios grados, sino un sistema de ecuaciones de complejidad quasi infinita, en el sentido de la gran diferencia de partidos, entre ellos dos. Sólo se juntarán a efectos de referéndum, y eso no hace ningún bien a Cataluña, ni a España.

Luego están los que han ido recogiendo las sobras, que en el caso del PSC encima han sido menos abundantes que las que tenían. Hay demasiados perros a la mesa del pastor, y este deja pocos huesos que roer.

Anuncios

La técnica del digo-diego

Publicado: noviembre 8, 2012 de elvenbyte en digo-diego, estafa, PP

Hace un año que tenemos nuevo gobierno, por mayoría absoluta. Hay cosas que no acabaré de entender nunca. ¿Cómo puede ser que un partido gane unas elecciones con un programa oculto, cuando el resto de partidos lo tenía bien a la vista? Supongo que con la campaña que hicieron en contra del gobierno anterior, y con una técnica peculiar: en lugar de decir lo que iban a hacer, dijeron todo lo que NO iban a hacer.

Es cuando menos curioso. Se hartaron de decir que NO subirían los impuestos. Que NO abaratarían el despido. Que NO tocarían la Sanidad. Que NO tocarían la Educación. Estas son las gordas, pero también las hay pequeñas, aunque importantes: dijo que NO habría copago, así como que “pagará más el que más tiene”, dijo que no hablaría de la herencia recibida…, y otras muchas más.

Les recomiendo que echen un vistazo a la página Las Mentiras de Mariano, no tiene desperdicio. Ahí tienen una lista muy larga, con datos literales.

Lo malo de esto es que la oposición va haciendo aprecio de esto a cuentagotas; de tanto en cuando sacan algún video, hacen alguna intervención en el senado, alguna declaración en prensa… Vamos, que esta oposición que tenemos “se toca los cojones”. ¿Qué clase de oposición es esa?

UPyD y toda la camarilla de Rosa Díez, o sea ella misma y para de contar, son los únicos que hacen algo de oposición. Obsérvese que digo “algo”, que no la que yo quisiera y para lo que les voté. Me siento algo decepcionado, pero hay que reconocerles que están haciendo la oposición mínima que se esperaba de la izquierda conjunta.

Izquierda Unida ahora parece que empieza a ponerse las pilas, y hace frente al digo-diego atacando sobretodo en las redes sociales. Sus técnicas son más exaltadoras que otra cosa, y eso parece que a los españoles no nos va mucho. A nosotros nos va más el rollo de las sentadas en Sol y los rodeos pacíficos al Congreso. Bueno, pacíficos para los manifestantes, porque la policía se pone las botas. Será que el gobierno tiene para pagar escudos, y no esparrings.

El PP al completo, que siempre actúa unido y sin fisuras, ha hecho del digo-diego su bandera de marketing. Pero digo-diego es como lo llama ahora la prensa suave, porque en mi pueblo eso se llama en la calle mentir, y en el ayuntamiento fraude electoral. Y digo yo, ¿que eso no tendría que estar penado?

En mi máxima indignación he buscado a ver en qué consiste el fraude electoral, cómo está penado, condenas, precedentes… Pues me he encontrado la triste sorpresa de que la técnica del digo-diego, o la de mentir para conseguir votos, no aparece en la lista de causas de fraude electoral. Eso quiere decir que, a menos que cambien las leyes (y no va el ladrón a discutir su perdón), nos quedamos con las mismas.

De esto, quiero suponer que se habrá dado cuenta alguien más, y sin embargo seguimos votando al PP en Valencia, en Galicia…, en fin, y en prácticamente toda la geografía española.

Yo ya no me aguanto. O los españoles somos masocas, o somo gilipollas, o la crisis es mentira.