Margaritas a los cerdos

Publicado: octubre 1, 2008 de elvenbyte en Malos Tiempos

Margaritas a los cerdos

Imagen tomada de "Marcela de Buenos Aires"

Parece que últimamente me dedico más a escribir en la categoría Malos Tiempos que en cualquier otra, pero tal y como están las cosas como para dejar de pensar mucho en lo demás. Como te andes con ojo te quitan hasta los gallumbos, sin darte cuenta, y encima los que ya deberían estar en la cárcelo pero no lo están, y lo peor de todo, no creo que los vayan a meter nunca.

Me estoy refiriendo a los receptores de 700.000 millones, que se dice pronto, que nos hacen parecer al resto del mundo ser los protagonistas del famoso dicho “además de puta, a poner la cama”. Porque ese dinero que el tito Bush ha dado a los bancos, o en nuestro caso el que el Gobierno concede a las promotoras en ruínas, nos lo quitan de nuestro bolsillo. Es decir, al final pagamos justos por pecadores. Ahora no les quedará más remedio que subir los impuestos, con lo cual si somos pobres aún lo seremos más, y si las empresas se están yendo a la bancarrota, más se van a ir todavía, porque la subida está claro que es para todos. Y la cosa es que no les queda más remedio, porque de algún sitio tendrán que sacar, las arcas del estado, la comidita para seguir siendo ya no rentables, sino sostenibles.

Estoy un poco harto de hablar y de oír hablar de la crisis, que la tenemos hasta en la sopa, y no me extraña con lo caro que se está poniendo todo. Y qué decir de la incertidumbre que todo esto genera. Pero no quiero reincidir en mi visión sobre la crisis y lo que la rodea. Para eso ya publiqué un post anterior, que se puede leer aquí. De lo que quiero hablar es de lo que me ha indignado la situación de los regalitos económicos.

Se le está dando un bombo exagerado, que no digo que no lo tenga, pero es que es un acontecimiento del que se va a hablar durante mucho tiempo. Lo que espero es que se hable mucho, pero dure poco, aunque por desgracia no creo que vaya a ser así. Si la crisis del petróleo no fue tan exagerada y ya sale en los libros de historia, ¿qué dirán de lo que está ocurriendo ahora? Ya se está diciendo que es más grave que el crack del 29, aunque hoy en día estamos como más hechos o preparados para ello.

De lo que está ocurriendo tenemos que aprender. No puede quedar impune el hecho. Las políticas económicas y financieras de Europa, de ahora en adelante, tienen que convertirse en algo más controlado, estricto, férreo. No es que le hayamos visto las orejas al lobo, es que se nos está comiendo. No son cosquillas en los pies lo que sentimos, sino la falta de las piernas. Dénse prisa en arreglar la situación, señores dirigentes políticos, que nos está llegando al torso. Se están produciendo pequeñas explosiones que anuncian la gran catástrofe: despidos masivos gracias a las fatídicas EREs, cierres de empresas a saco (en algunos casos muy oportunos, por cierto), rechazos varios en los medios de comunicación. Pero, ¿para cuándo las manifestaciones? No creo que tarden en llegar, y no es que quiera ponerme fatalista, pero las cosas están como están, y esto tiene más pinta de acabar reventando, que de acabar arreglándose.

A veces pienso que esto pueda ser el fin del capitalismo tal y como lo entendemos. No es que acabe de por sí y se establezcan nuevos regímenes económicos y sociales, sino que simplemente se alterarán los mecanismos y se producirá una evolución hacia delante, o así lo espero. Pero, ¿quién tiene que servir de bandera hacia esta evolución? Los americanos han demostrado que su sistema financiero no funciona, y ahora que hemos probado otros, como el europeo, que aunque tampoco es el más fiable, sí es al menos el menos malo. Es sobre este sobre el que debe producirse la evolución, y no sobre los modelos de mercado que presentan grietas y obsoletismos difíciles de salvar, como el americano. Gobiernos y responsables económicos del mundo, piensen en ello.

Creo que ha llegado la hora de establecer políticas económicas que impliquen al ciudadano de los países democráticos y desarrollados, como por ejemplo España. Quiero decir con esto que las políticas económicas y sociales deben mezclarse, solidarizarse las unas con las otras, porque está demostrado que unas inciden en las otras. En el caso de esta crisis se puede ver por encima de todo lo demás. No voy a incidir demasiado en este aspecto, que junto con el actual Tratado de Lisboa, podría exponerse en un artículo para él solito, pero sí poner un ejemplo que considero clave. Si la burbuja inmobiliaria se ha producido porque el trabajador ha sido capaz de pagarse los pisos en propiedad, por ejemplo, también es cierto que a los mismos trabajadores les están afectando las consecuencias de la crisis en pérdidas de empleo y futuras e inevitables subidas taxativas, haciendo que perdiera el poder adquisitivo, y por tanto la calidad de vida, de la que disfrutaron en un principio. Es mi propio caso, y el de la mayoría de los españoles.

Pero vivimos en una sociedad capitalista. El dinero, en realidad, es en lo que vienen a resumirse todos los problemas. Es el auténtico dios que guía nuestras vidas, da igual las de quien. Los ricos son ricos porque tienen mucho dinero, y los pobres pobres porque no. Es el auténtico mal de nuestra sociedad, el dinero. Al igual que a ciertas personalidades implicadas directamente con la crisis, no para mal sino para el aporte de soluciones sin importar la longitud del plazo, como Joaquín Almunia o el mismo presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Poettering, no puedo entender que se gasten cifras tan astronómicas para paliar los efectos de la crisis, cuando deberían servir para cortarla de raíz. Y más aún, ¿cómo es posible que concediéndose cantidades de dinero como esa, aún siga existiendo el hambre en el mundo? ¿A cuánta gente daría de comer?

Para que sea posible un futuro económico apacible, pacífico y sosegado, para que se produzca la evolución hacia nuevas formas de hacer política de consumo, hace falta crear leyes nuevas y dejar de gastar dinero. De esta manera Europa puede convertirse en el referente económico que necesitan el resto de países, y dejar que el modelo americano termine de derrumbarse para que evolucione también a su ritmo. Creo firmemente que el futuro a medio plazo depende de Europa, y que la hegemonía americana está llegando a su fin. Démosle el empujoncito que le falta.

Otro punto sobre el que se debería incidir para paliar la crisis es en el hecho de ir juntos de la mano de cualquiera, eso también tiene que cambiar. Las políticas de importación de productos deben reducirse, a pesar de intentar ir de la mano de otros países. No digo que haya que airlarse, pero sí hay que empezar por la mínima expresión, y en Europa la mínima expresión es cada país por separado. Poco a poco ir reabriendo después la importación, con economías saneadas y producción estabilizada y acomodada a la demanda extranjera. Puede sonar algo drástico, pero estoy seguro de que llegaría a ser efectivo, aunque no sea viable.

Respecto al ya nombrado Tratado de Lisboa (recomiendo su lectura aquí), hay poco que decir, salvo que casi todos los dirigentes europeos tienen ganas de que entre en vigor, exceptuando quizás a los irlandeses, que como siempre, creen tener ideas mejores. No digo que no lo sean, pero no es suficiente con tener ideas para paralizar las que ya sean viables de llevarse a cabo en un futuro inmediato. Pienso que debería aplicarse lo más pronto posible, y no andarse con elecciones que se sustenten económicamente en tratados obsoletos, como el actual.

Anuncios
comentarios
  1. Belén dice:

    Pues no se, yo si la estoy notando mucho en mi trabajo, porque mis pacientes muchos están en el paro, asi que van a pasar de la fisioterapia, pero bueno, parovecharé y haré otras cosas, que los malos tiempos son para reciclarse 🙂

    Besicos

    Me gusta

  2. Lu dice:

    Más allá de hablar acerca de un tema u otro, lo apropiado es hacer. Pero hacer qué? elegimos políticos (gente privilegiada en temas intelectuales, con vocación social y justos, se supone) para qeu sean quienes hagan aquello que es mejor para todos, ganar – ganar. Pero esto es una utopía. La lucha por el poder es tan fuerte que tiene consecuencias como las que vemos desde hace un tiempo, consecuencias que nos arrastran a todos.

    Lu
    Mamá de DOS chancletas

    Me gusta

  3. Un problema grave es que elegimos mal y terminanos llevando al liderazgo a las personas que nos imponen los medios a través de las pautas comerciales millonarias que sólo pueden pagar los manipuladores que se posecionan finalmente.

    Un abrazo Davíd!

    Me gusta

  4. Martha dice:

    A veces quisiera hacer una pausa en mi “trabajo” para encontrarme en un mar y no sentir que existe demasiada distancia de por medio, es demasiado inquietante poder esperar una señal de descanso ante tales letras, quizá se deba a que no me puedo dar el lujo de perderme entre ellas al hacerme falta un trozo de carbon para ponerlos a la orilla de la chimenea, a veces quisiera que un maestro me enseñara cosas que no es tan facil de aprender, crees poder ayudarme a encontrar tal? besos sabor miel…

    Me gusta

  5. David dice:

    Belén: Qué forma más optimista de verlo!! 🙂
    Lu: Tienes razón, pero hay ciertas cosas que simplemente nos sobrepasan a algunos. A mi particularmente esta es una de ellas. Ojalá los que tienen el poder para hacer pudieran seguir tu consejo.
    LuLLy: Ya…, pero la cuestión al votar es siempre elegir al que parece el menos malo.
    Martha: 🙂

    Me gusta

  6. Yo estoy tan harta también de la crisis que no me hago el ánimo ni de pinchar “seguir leyendo”. Te mando un beso de consuelo. Pobre es, pero algo es algo…

    Me gusta

  7. David dice:

    Isabelbarcelo: Así está medio mundo, pero es algo pasajero, como siempre, y todo se acabará arreglando.

    Me gusta

  8. Casandra dice:

    Si Emilio Botín gana millones de euros al año son para él.
    Si Emilio Botín gana unos pocos millones menos al año hay que compensarle y lo ponemos entre todos.
    Qué mierda de país (con perdón)!!

    Un besín!!

    Me gusta

  9. David dice:

    Casandra: Cuánta razón tienes Cas. Y espérate, que ahora se lo van a dar también a los de los coches. Menos mal que van a subvencionar al ciudadano a la hora de comprarse coches, total si no tenemos para pan, se creen que por bajo que sea el interés nos vamos a comprar un coche nuevo. Qué país…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s