Que sea lo que Dios quiera

Publicado: febrero 16, 2008 de elvenbyte en Musa Inquieta

Estaba delante de la cámara, con una sotana negra, sus zapatos negros y su capirote de antiguo cura de pueblo. Las manos apretadas entre sí, con los nudillos blancos de la fuerza con que lo hacía. No recordaba cuándo había sido la última vez que había estado tan nervioso, aunque a sus ochenta daba lo mismo.

Le habían llamado hacía un par de días, de Telecinco habían dicho. Sería algún canal de esos privados que hablaban ahora. Al fin y al cabo, en Estepar Viejo tampoco eran muchos, y nadie veía la tele desde que Braulio había cerrado la panadería. ¿Cuánto hacía de aquello? Por lo menos treinta años ya. Y tampoco es que se viera bien en aquel pueblo de montaña. En invierno nunca se sabía si había más nieve en la calle o en la tele.

Don Julián, que así se llamaba el párroco, se había ido quedando sin feligreses gota a gota. El pueblo estaba muerto y sin perspectivas de futuro. Sólo quedaban allí los abuelos que habían decidido quedarse a pesar de todo. Aquellos que sacaban de la tierra y las gallinas lo único que necesitaban para vivir: pan y buen caldo.

El cura no tenía manos ni recursos para nada que no fuera alimentar el espíritu de los que quedaban en Estepar, así que doña Florita le traía los huevos, doña Francisca el pan, doña Juana algunas cosas más…, y así todos le aportaban algo, pues aunque no muy creyentes, era su párroco y estaban orgullosos de él.

Quizás por eso, o por obligación moral, o por religiosa, o porque simplemente sentía que se lo debía al pueblo, había enviado aquella carta de letras temblorosas. Entre otras cosas, ponía lo siguiente, como más importante:

“[…] por eso desde aquí solicitamos a la autoridad que corresponda, que aliente a los jóvenes a repoblar

Estepar Viejo, pues aquí dispondrán de una vida tranquila, trabajo seguro en la tierra

y paz de espíritu […]”

La carta fue a parar a una avezada periodista que vio beneficio en tal noticia. Pero a ella le contentaba la conciencia saber que a pesar de su propio beneficio, el curilla de aquel pueblo llegaría aún a más gente. De cómo había llegado la carta a sus manos carecía de importancia.

-¿Cómo se le ocurrió la idea? -le preguntó a don Julián, que seguía apretando sus manos.

-Pues verás, hija, una especie de impulso.

-¿Sabe que le está viendo toda España?

-¿Toda? Vaya…

-¿Cree que conseguirá su objetivo?

Don Julián se la quedó mirando por un momento, y luego digo:

-Que sea lo que Dios quiera.

Y con esas se dio media vuelta y se marchó. Si acaso alguien se hubiera preocupado de conocer en profundidad la vida de aquel sacerdote, nadie hubiera ido a entrevistarle. Y si alguien hubiera conocido la historia del pueblo, no hubiera hecho falta la entrevista. Don Julián consiguió con aquel gesto que mucha gente prestara atención a Estepar Viejo, pero esta es una historia que contaré en otro momento. Prometido (si Dios quiere).

Imágenes enlazadas con Sinforosa en minifalda.

Anuncios
comentarios
  1. joaninha dice:

    Pero cómo nos haces estoooooo??!!!, ahora me muero de la curiosidad!!!
    ¿Prometes que lo escribiras pronto??

    un besitooo

    Me gusta

  2. Anda ya, ¿pero qué dices¿ ¿Qué le pasa al pueblo? ¿y al cura? Joer, qué curiosidad más mala…

    Me gusta

  3. No hay derecho amigo Davíd, nos dejaste con la curiosidad!!

    Pero sabes le leí esto a mi madre y se sonrío porque por acá hay unas vecinas que son felices invitando a los sacerdotes a comer a sus casas y te cuento que están gorditos.

    Besitos amistosos!

    Me gusta

  4. kiri dice:

    Uf….esto es muy cruel…que ha hecho el cura?…su vida ha servido para inspiración de Almodóvar? El pueblo tiene fantasmas? Doña Francisca era su amante? Don Julián era político? Hijo esto no se hace…ahora tendrá que linkearte para enterarme…ufff…que estres:-)

    Me gusta

  5. humo dice:

    Se les va a llenar el pueblo de segundas residencias para mediopudientes con ínfulas. A no ser que esté en un lugar adecuado para hacer un campo de golf, en cuyo caso…

    Ay, Señor, la ingenuidad, la ingenuidad…

    Me gusta

  6. Belen dice:

    Pues eso, nos lo has prometido…

    Besicos

    Me gusta

  7. gerardo dice:

    Paso a felicitarte por la prenominación al premio Pequeño Principe. Estaremos pendientes de los acontecimientos.

    Un abrazo para tu alma

    Me gusta

  8. Nanny-Ogg dice:

    Pero, bueno… ¿contarás o no contarás?

    Besos

    Me gusta

  9. David dice:

    Joaninha: Lo prometo, lo prometo.
    La Interrogación: Jejeje, lo sabrás pronto.
    Lully: No me extraña, jajaja.
    Kiri: Tú también lo sabrás pronto.
    Humo: Ná, es otra cosa, ya verás.
    Belén: Que sí, que sí, tranquila, jajaja.
    Gerardo: Gracias amigo.
    Nanny-Ogg: Contaré, prometido.

    Me gusta

  10. nani dice:

    Pero bueno, tú también con misterios….. Jajajaja, me encanta esto, solo que tendré que estar a la caza y captura del relato, que est asemana he estado muy ocoupada y me he perdido muchas cosas.
    Muchos besos y espero toda impaciente….

    Me gusta

  11. David dice:

    Nani: Tranquila. Podrás seguirlo por la categoría, supongo, jajaja.

    Me gusta

  12. LunaCarmesi dice:

    Jejeje…
    Igual se convierte en colonia nudista…
    Por lo menos el cura me esta cayendo mejor que alguno de sus jefes…
    Esperemos… Tengo paciencia para los buenos regalos…
    😛

    Me gusta

  13. David dice:

    LunaCarmesi: Pues no es mala idea lo de la colonia nudista, jajaja.

    Me gusta

  14. Mitxirrika dice:

    ¿Con leche o solo?
    Un abrazo y gracias por la visita.

    Me gusta

  15. David dice:

    Mitxirrika: Cortado 🙂

    Me gusta

  16. Tesa dice:

    A veces han salido en TV algunas iniciativas por las que pretendían animar al traslado de parejas jóvenes a pueblos pequeñitos y cada vez más despoblados, como darles una cantidad por irse allí a vivir o por cada hijo parido entre los censados en el pueblo.
    A los jóvenes les gusta la vida de ciudad, con otras salidas laborales además de la agricultura. Entiendo ese abandono de los pueblos más pequeños.

    Resulta entrañable el párroco de tu relato, me recuerda una película titulada “se armó el Belén” o algo así, en que Paco Martinez Soria da vida a un cura que quiere recuperar feligreses para su parroquia cada día más solitaria.
    Un saludo

    Me gusta

  17. Mitxirrika dice:

    ¿En vaso o en taza?

    En tu blog o sitio web (o lo que sea) porque yo de teoría sé poco y aún no entiendo las diferencias, hay de todo. ¡Madre mía cuanto saber! Hasta hoy no había podido recorrerlo con tiempo.

    Me gusta

  18. David dice:

    Tesa: No era el arquetipo buscado precisamente, pero también sirve. Es precisamente porque a mi me lo ofrecieron hace muchos años, pero lo rechacé. Hoy en día me planteo que a día de hoy no lo hubiera rechazado.
    Mitxirrika: En vaso. Pues nada, a aprendérselo todo de memoria que mañana te pongo el examen 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s