48 horas de aislamiento total

Publicado: enero 24, 2008 de elvenbyte en Fragmentos en Negro

Seis voluntarios. Unas habitaciones completamente vacías. Y 48 horas por delante totalmente aislados del mundo exterior. Éste es el nuevo experimento televisivo del canal británico BBC 2 que pretende explorar los efectos que tiene en el cerebro humano la falta absoluta de estímulos sensoriales. Como la que sufren algunos secuestrados o prisioneros de guerra, comparan los creadores del ‘show’.

 

Tres de los voluntarios fueron encerrados durante dos días en una habitación completamente a oscuras, insonorizada. El resto, además, se sometió a un aislamiento sensorial aún mayor, mediante gafas que les impedían ver y unos manguitos acolchados en los brazos que mutilaban también su sentido del tacto. Este nuevo capítulo del programa Horizon, bautizado como ‘Aislamiento Total’ (Total Isolation), podrá verse el martes 22 a las nueve de la noche hora del Reino Unido.

 

Al frente de esta experiencia, que se ha grabado en un búnker nuclear abandonado, se encuentra el profesor Ian Robbins, uno de los especialistas que ha atendido a varios ex prisioneros británicos a su regreso de la base militar de Guantánamo. Este experto de la Universidad de Surrey, que por razones de seguridad no muestra su rostro durante toda la emisión, supervisó a los seis participantes durante las 48 horas que fueron vigilados por las cámaras de la BBC.

Sábanas mojadas y montañas de ostras

Según relata este psicólogo, dos de los encerrados pasaron la mayor parte del tiempo durmiendo, aunque en el resto de los casos, los efectos del encierro no tardaron en aparecer. Una de las jóvenes, por ejemplo, llegó a convencerse de que las sábanas de su cama estaban mojadas, aunque ella misma comprobaba que no era así. Tres de los participantes sufrieron además graves alucinaciones visuales y auditivas (veían serpientes, cebras o montañas de ostras, según el caso) y, en general, todos comenzaron a pasear intranquilos por la habitación a partir de la segunda jornada. “Como rebaño encerrado”, según describe en declaraciones al diario The Times.

‘Cuando el cerebro no recibe estímulos es capaz de crear su propia realidad’

“Este tipo de experimentos demuestran que cuando al cerebro se le cortan las vías con el exterior, los impulsos normales que recibe a través de los sentidos, es capaz de crear su propia realidad”, explica a elmundo.es el doctor Jesús Porta, vocal de la Sociedad Española de Neurología. “Es el mismo fenómeno que solemos ver en algunos pacientes con lesiones de la vista o del propio cerebro”, añade, “que pese a no poder ver nada físicamente, sí pueden ‘ver’ flores o agua a su alrededor”.

 

La emisión, con una duración de 50 minutos, recuerda a algunos de los experimentos sobre los efectos psicológicos y neurológicos del aislamiento sensorial que dejaron de hacerse hace cuarenta años por razones éticas y ha despertado de nuevo la polémica alrededor de estos métodos y sus efectos.

Experimentos bélicos

Precisamente, los estudios sobre la llamada deprivación sensorial comenzaron en la década de los cincuenta, durante la guerra de Corea, en la que los prisioneros norteamericanos eran encerrados en cámaras de aislamiento con el objetivo de ‘lavarles el cerebro’. Desde entonces, el tema se ha estudiado tanto en modelos animales, como con niños aislados o separados de sus padres desde sus primeros días de vidas, así como con ancianos solitarios. En los últimos tiempos, el tema ha vuelto a cobrar actualidad ante las sospechas de que este tipo de prácticas se llevan a cabo en el campo de prisioneros de Guantánamo.

 

“Habría que distinguir bien entre la llamada deprivación sensorial y el aislamiento social”, apunta Porta, “y aunque tienen consecuencias diferentes, ambos demuestran que somos seres sociales y cuando perdemos nuestros puntos de referencia habituales, pueden aparecer ideas paranoicas, pensamientos suicidas…”.

Este tipo de encierros también puede provocar síntomas físicos en el organismo, dolores, malestar…

Como añade por su parte el psicólogo Manuel Franco, jefe del Servicio de Psiquiatría del Complejo Asistencial de Zamora, se trata de “algo muy experimental, difícil de resistir por los sujetos que se someten a esta prueba”. En algunos casos anteriores se han visto, según describe este especialista, múltiples síntomas somáticos derivados del encierro: “como malestar general, vómitos, dolores, etc…”. A su juicio, estas pruebas demuestran que la deprivación sensorial provoca cambios psicofisiológicos en el cerebro, que también produce cambios “en el modo de relacionarse con el propio cuerpo y con los demás”.

Algunas facultades alteradas

A pesar de que los especialistas consideran que la breve duración de este encierro televisivo (sobre todo si se compara con otras experiencias reales más traumáticas) es clave para que los voluntarios no sufran secuelas a largo plazo, los seis experimentaron algunos trastornos psicológicos a la salida.

 

El profesor Robbins comprobó por ejemplo, que la memoria de uno de ellos, cartero de profesión, se redujo hasta un 36%. Los cuatro participantes varones, uno de ellos cómico, se mostraron más sensibles a su salida del experimento; aunque curiosamente no les ocurrió lo mismo a las dos mujeres. Finalmente, todos tuvieron dificultades para recordar alguna palabra que empezase por la letra F.

 

El psicólogo británico considera que estos efectos, incluso transcurrido un aislamiento tan breve, pueden deberse a que las ramificaciones de las células nerviosas encargada de transmitir los estímulos (las dendritas) pierden su capacidad para ‘conectarse’ unas con otras si no se estimulan de manera constante.

“El cerebro es un increíble procesador de información”, justifica Robbins, “pero en ausencia de estímulos externos genera sus propios datos, sus propias imágenes; que explicarían el porqué de las alucinaciones y de la visión alterada de la realidad que experimentan estas personas”. El documental de la BBC se completa con los testimonios de dos británicos que permanecieron encerrados durante largos períodos de tiempo, uno de ellos nada menos que 18 años. “En definitiva, la socialización constituye algo solidario y cercano que favorece la normalización de nuestro funcionamiento cerebral”, concluye el doctor Franco.

Imágenes enlazadas con La Coctelera e IBERICA CUBIERTAS S.L..

Anuncios
comentarios
  1. Me dan escalofríos sólo de leer semejante experiencia. Creo que no me prestaría a ella por nada del mundo. Besitos.

    Me gusta

  2. pau dice:

    Investigar para putear al contrario, solo eso.

    Me gusta

  3. Nanny-Ogg dice:

    Como investigación resulta muy curiosa e interesante. Pero no dejo de pensar que hay que estar muy mal de la cabeza para someterse voluntariamente a semejante experiencia.

    Besos

    Me gusta

  4. nani dice:

    Ufff, a mí no me pillan volluntariamente ni estando loca. Que miedo me dan estas cosas, estos experimentos y sobretodo, que se haga voluntariamente para castigar a los seres humanos, por muy malos que sean.
    Saludos

    Me gusta

  5. Agne dice:

    wow…esto es realmente interesante…

    Nunca está de más volver a un lugar que llevas tiempo sin visitar y además aprender nada más llegar…

    Besitos & Sonrisas

    Me gusta

  6. elvenbyte dice:

    Isabelbarcelo: Yo tampoco, pero me impresionó mucho cuando lo leí.
    Pau: Bueno, es un punto de vista.
    Nanny-Ogg: No sabes a la de cosas que se somete la gente por dinero.
    Nani: Creo que la Humanidad no debería llegar a esto, pero por otra parte supongo que es innato en el ser humano, por desgracia.
    Agne: Gracias amiga, por volver. Siempre eres bienvenida aquí, pase el tiempo que pase.

    Me gusta

  7. humo dice:

    Ese experimento ya lo estudié en la carrera, y mira que hace años de eso.
    Con todo, no está mal traer a la superficie cuestiones que nos incomodan…

    Me gusta

  8. elvenbyte dice:

    Humo: Supongo que en realidad es algo que se habrá hecho varias veces a lo largo de la historia, pues el hombre es un ser morboso de por sí.

    Me gusta

  9. Y eso que era sólo por dos horas. Me duele la gente que está privada de su libertad. Y pensar que muchos son inocentes y otros están secuestrados…Aunque nadie es totalmente libre ésto de estar prisionero debe ser terrible.

    Un abrazo para tí Davíd!

    Me gusta

  10. David dice:

    Lully: Sí, debe serlo. Yo pensaba en los secuestrados de ETA, y no sólo en la cuestión psicológica de ellos, sino también en la de los que están fuera y que saben que esa es la situación. Otro abrazo para ti.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s