En mis trece

Publicado: agosto 19, 2006 de elvenbyte en Musa Inquieta

Es curioso cómo, a pesar de tanto que lo pienso y lo que lo digo y lo repito, sigo en mis trece de empezar más cosas de las que soy capaz de terminar. Sé que eso no es bueno, pero aún así van y me publican. Es una gozada, un sentimiento que es difícil de explicar. Me siento realizado en ese sentido.

Eso no quiere decir que no me sienta realizado en otros ámbitos, como en el de padre cuando mi hija me dice “Te quiero, papi”, o en el de marido, cuando mi mujer me dice que está orgullosa de mi. Claro que sí, y probablemente mucho más que en el ámbito literario. Pero es que en el ámbito literario también. Porque no te dicen textualmente lo bien que lo has hecho -me refiero a quien te vale esa opinión-, pero te publican, que es el reconocimiento en sí mismo.

Me salgo del tema, como siempre. Lo que voy a hacer hoy es recuento, como hago cada mes, pero esta vez aquí. De esta manera no tendré que escribir una editorial muy larga en el boletín. Ahí van los cuentos, novelas, escritos, etc…, en los que estoy trabajando en la actualidad, y que espero terminar en algún momento de mi vida, a ser posible más pronto que tarde.

Azraun: Es la segunda parte de Seol. Se trata de la continuación del cuento que salió publicado en Axxón, y que nació del proyecto de una araña, como se nos bautizó en Taller 7. Tal y como lo hemos planteado, debería poderse leer independientemente de Seol, aunque se hacen referencias a este, y aparecen personajes comunes.

El timbre holográfico: Con la misma araña que Azraun, pero de ciencia ficción futurista. Posiblemente no se quede con este título, aunque a mi no me desagrada del todo. Una aventura de futuro, raptos, familia…

Atila: Por decir algo, aunque no se va a llamar tampoco así. Es el producto que surgió de la lista de ciencia ficción relacionada con la historia Histalt, y en la que participo con elementos tan notables como Sergio Gaut vel Hartman, entre otros. En la lista se van a trabajar géneros como ficción histórica, ucronías, utopías y distopías, entre otros.

El león bajo los nenúfares: Una historia en un futuro muy cercano, sobre conspiraciones electrónicas.

El bosque mágico: Un cuento para niños, surgido del grupo Fragmentos en negro, el cual estoy disfrutando mucho de novelar.

Hygralion: Una historia de ciencia ficción mezclada con fantasía épica, sobre los habitantes de un planeta que han sido abandonados y dejados de la mano de Dios.

El Lago del Cuarto Menguante: Una novela en la que trato de recordar cómo era mi juventud, y la relación con mis amigos. Es una historia de ficción, pero con la que me siento especialmente identificado.

Keria: Novela de fantasía épica, mis pinitos en el género.

La Esfera de Agros: Trata de ser también una novela en el mundo de Keria, de mi propia invención.

Algunas de estas quizá se repitan en futuras entradas de este blog, y posiblemente en los boletines que voy enviando cada mes a todos aquellos que me merecen la pena que los lean. Sin duda, si no me sintiera apoyado por estas personas, no me merecería mucho la pena seguir escribiendo. Mis fracasos son responsabilidad mía, pero mis éxitos, de aquellos que me rodean y son beneficiarios morales de ellos.

A veces me siento transportado a lugares que no existen, por caminos ocultos a la vista del hombre normal, usando como único vehículo mi imaginación. Estas historias no se pueden quedar en mi cabeza, a la espera de ser olvidadas. Tienen que salir a la luz, aunque sólo sea para quitármelas de encima. Me merece la pena dormirme pensando en ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s