Primera apreciación

Publicado: mayo 29, 2006 de elvenbyte en Vivir del Cuento

Introducción

He creado una categoría nueva, la cual bautizo con esta entrada, porque me siento en la necesidad de hacer acto de contrición en lo que llevo entre manos. Quiero decir que, debido a que siempre tengo algo en danza en lo que estoy trabajando, literariamente hablando, a veces necesito recordarme a mi mismo por dónde voy.

A tal efecto, lo resumo a continuación:

Conjuntos

El trabajo a cuatro o más manos es gratificante y deja suficiente tiempo libre para que uno se dedique a lo propio, ya que cuando se pasa lo escrito al o a los compañeros, es un tiempo del que no te tienes que preocupar para nada. Su efectividad reside en que sufre revisión continua, ya que para ponerte al día, normalmente, tienes que leer todo lo escrito y eso ya constituye en sí mismo una revisión en la que cambias algunas cosas.

En la actualidad, en el momento de escribir estas líneas, estoy metido en tres proyectos conjuntos de este estilo: “Seol 2”, “La boa carmesí” y “Lilian”. No creo que ninguno de los tres vaya a mantener el título, pero de momento, y por motivos de denominación y nombrado de archivos, lo llamamos así.

Seol 2

Hace poco, apenas un par de meses, a raíz de un proyecto de aparición en Taller 7, se organizó una comisión para realizar, de forma experimental, un relato a ocho manos, es decir cuatro autores. Como dificultad adicional, el hecho de que todos somos oriundos de países diferentes, de habla hispana pero diferentes.

A pesar de todo esto, se consiguió sacar un cuento de terror que será publicado en breve, según tengo entendido, en la prestigiosa Axxón.

Debido al éxito del cuento, y gracias a la apuesta de alguien muy importante dentro del mundo de la ciencia ficción en castellano (Sergio Gaut Vel Hartman), hemos decidido, los cuatro autores, continuar las andanzas literarias con un segundo cuento que va tomando guisa de ser una continuación.

En el momento de escribir estas líneas, me corresponde a mi continuar lo ya escrito al respecto.

La Boa Carmesí

En el cuarto trimestre de 2005, a raíz de un ejercicio de Taller 7, comencé un cuento con una alicantina, también participante del taller (Paqui Pérez, de Alicante). Escribimos durante unos cuantos meses, convirtiéndose nuestras ilusiones y nuestra escritura en algo realmente apasionante. Actualmente ya se puede decir que es una novela corta. Ha pasado por el filtro del taller, recibiendo comentarios buenos y malos, pero en definitiva muy constructivos, que han hecho que mi percepción sobre la novela haya cambiado lo suficiente como para casi reconstruirla. Hay que añadir muchas cosas y corregir tantas otras, con lo que estoy seguro de aún tiene que crecer un poco más.

Mi trabajo, en este caso, consiste en realizar todas esas modificaciones e inclusiones y proponérselos a Paqui para que me dé su visto bueno. Hay muchísimo trabajo por hacer aquí.

Lilian

Escribir es una tarea que normalmente se realiza en solitario, y de hecho es así, sin embargo este otro caso en el que, como escritor, busco compartir no sólo mi resultado, sino el trabajo en sí mismo. Paqui Pérez, coautora conmigo de La Boa Carmesí, me presentó en el grupo alicantino Fragmentos en Negro, al que estoy muy orgulloso de pertenecer, y del que creo que saldrán grandes cosas.

Lilian es el título de uno de los trabajos en los que participo, junto con Arwen otra coautora, con la que lo estoy escribiendo. En la actualidad, también me corresponde a mi continuar con la tarea.

Yo solito

El escritor, bajo mi punto de vista, siempre tiene varias cosas a medias. A veces un borrador, otras veces casi algo final… Pero siempre algo en danza, como indicaba en la introducción. En mi caso hay de todo un poco.

Tengo en producción, terminados para revisar y, por supuesto, ideas que poner en práctica. Sin embargo, aquí sólo hablaré de los dos primeros casos: las que estoy haciendo y las que tengo para revisar. Alguna de estas últimas, pasará a reelaborados en Taller 7, como es Suerte Galáctica.

Haciendo

Keria

Hace un par de años me decidí a escribir una novela del género que más me apasiona: la fantasía épica. Empecé a escribirla. Seguí todos los pasos que se supone que la técnica de escribir (nunca he creído que existiera una lo suficientemente sólida) dice que hay que seguir. Cree una línea argumental, definí unos personajes e ideé un mundo con cierta coherencia geográfica e histórica. Traté de ceñirme a estos parámetros lo máximo posible de hecho aún lo hago, pero no he conseguido escribir más allá de un par de capítulos. No obstante es bastante lo escrito hasta el momento.

Debo continuar, pero es tanta la producción que tengo actualmente de relatos, y de trabajo comprometido en los “a más de dos manos”, que me resulta complicado ni siquiera ponerme. Debo continuar capítulos.

La Esfera de Agros

Cuando empecé a escribir Keria, me lo pasé bien imaginando el mundo que daba nombre a la novela. Así, y juntando un nombre que me rondaba desde hacia tiempo en la cabeza (El Jardín de Nethariel), se me ocurrió escribir una historia que sucediera también en este mundo, aunque no tuviera nada que ver con la novela inicial. Esto me ayudaría a comprender un poco mejor cómo se iba formando Keria, el mundo, en mi cabeza.

De todo esto, ha surgido un relato que también se convertirá en novela, y espero que guste entre sus lectores, ya que si no, sería un desperdicio de dos obras, y no de sólo una (teniendo en cuenta también que Keria sucede en el mismo ámbito, o muy parecido). También en este caso, es cuestión de continuar con ella.

El Lago del Cuarto Menguante

A veces, cuando menos estás pensando en tu propia vida, te levantas con una idea en la que un buen o un mal momento de la misma podría convertirse en una historia con un buen fundamento que la sustente: la realidad pasada de uno mismo. Se trataba de retratar, de una pincelada breve, mis años de juventud, de crecimiento como persona en compañía de la gente de la Cruz Roja.

Sin embargo, mientras pensaba en esa idea, me iba dando cuenta de que no podría ser yo mismo, ni el mismo ámbito, ni los mismos personajes. Eso me cambiaba mucho la idea, pero de ninguna manera perdía la analogía, ni el objetivo, ni el retrato en lo similar, que era al final lo que pretendía. Así surgió la novela, a la que procuré darle el mismo tratamiento, con su línea argumental, personajes, etc.

También está pendiente de continuación, aunque en esta quizá estoy algo más parado, ya que me encontrado con la enseñanza adicional de ver cómo la obra te va cambiando, por sí misma, las reglas que había establecido desde el principio, lo cual supone una novedad interesante para mi.

Como en las otras, es cuestión de continuarla.

En revisión

Muerte en la Sima

Hace unos meses, en Axxón, se solicitó una serie de relatos para una sección nueva en la que los escritores tenían que relatar el momento de la muerte del personaje, vista por él mismo. Axxón es una publicación electrónica, quizá la más importante en este momento, del género de la ciencia ficción, y yo pensé que qué mejor que meter el relato dentro del contexto de un planeta muy alejado en estudio para prospección. Fue un error.

Me pasa, muy a menudo, que me disgrego en disquisiciones y planteamientos que al final se alejan irremediablemente del objetivo inicial y principal. De esto tengo que aprender.

Sergio Gaut Vel Hartman me hizo una recomendación que voy a aplicar, después de haber dejado descansar el cuento, y que creo que lo dotará de un interés mucho más especial del que le conferí en un principio, que no era tanto.

Me recomendó que diera profundidad a los seres de los árboles, y realismo a los personajes protagonistas: la sargento y el soldado. Eso es precisamente lo que voy a hacer, y en lo que consiste la revisión de este relato.

Suerte Galáctica

De este puedo decir que lo único que quise fue mezclar el humor y la ciencia ficción, lo cual he visto hacer en otras ocasiones con un gran éxito. Quería, al mismo tiempo, tener la experiencia de reír al tiempo que escribo, y de probar mi ingenio creativo en el humor.

Estoy orgulloso de este relato, y creo que puede tirar adelante con sólo unos pocos cambios por recomendación de la gente del taller. Eso es lo que voy a hacer con él.

Arte Ultraterrenal

Es lo último que he escrito. Hay poco que decir de este, ya que simplemente tengo que hacer la revisión. Aún no lo ha leído nadie, y espero con impaciencia el momento de los primeros comentarios. Tengo que decidir a quién se lo presento.

Esto es todo de momento. Espero que, en la próxima entrada de esta categoría, pueda hablar de nuevos relatos y cuentos, y de un estado mucho más avanzado de mis novelas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s