Accidente afortunado

Publicado: noviembre 27, 2005 de elvenbyte en Vivir del Cuento

Es el primer relato que escribo en sólo cuatro páginas. No es fácil, y menos cuando no estás en absoluto acostumbrado.

Lo escribí para un concurso, pero he acabado enviándolo a otro. Y digo esto para justificar el síndrome de la página en blanco. Cuando escribes para un certamen, siempre hay un momento en el que te enfrentas a esa página en blanco, o algo así. No porque te sientes delante de la pantalla a ver qué sale, yo nunca hago esto, sino porque tienes que buscar la idea, que nunca llega sola. Será que no creo en las musas.

Las ideas hay que buscarlas donde cada uno se sienta más cómodo. En lo social, en lo fantástico, en la historia, qué se yo. Nunca he encontrado un sistema, y eso que he ensayado unos cuantos. A veces esa inspiración te llega del lugar más insospechado.

En el caso de este relato, me llegó al escuchar un frenazo. Llevaba dos días enfrentándome a ese papel en blanco que era mi mente en aquel momento, y la inspiración me llegó cuando escuché aquel ruido chirriante.

La historia en sí quizás resulte algo sosa, y es que realmente es difícil condensar los detalles en cuatro páginas, pero creo que lo logré. Todo transcurre en apenas unos minutos. En ese tiempo, se produce un choque de dos vehículos, de dos caracteres y de dos personas que quizás hayan encontrado algo, como el amor o una profunda amistad. Eso depende del lector.

Normalmente hubiera utilizado la primera persona para meterme en la piel del protagonista, pero en este caso necesitaba un narrador neutral, que tirase sólo un poco hacia el protagonista masculino, pues tanto él como ella son ambos protagonistas.

Tampoco creo en ningún momento la necesidad de seguir leyendo. En algún momento tuve la impresión de que se hacía aburrido, y de que es algo habitual, pero de habitual no tiene nada.

Como siempre, he introducido algo de mi en el relato, el ordenador en el maletero. El tío podría haber llevado cualquier cosa dentro, incluso algo mucho más frágil, pero no puedo evitarlo. Forma parte de mi escritura. Estoy tratando de evitar estas tendencias en relatos sucesivos, pero la tentación es grande, y cuesta mucho evitarla.

El relato, como todos los demás, está a disponibilidad de quien quiera leerlo. Sólo hay que pedirlo, pero para según quién, tendrá que esperar al fallo del jurado. Porque de todas formas, ahora ya sé que un relato sin premiar, no merece la pena el esfuerzo de presentarlo a ningún otro concurso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s