Los personajes

Publicado: noviembre 18, 2005 de elvenbyte en El Amo del Calabozo

Duncan

Nació y creció, como bárbaro, en el Gran Páramo. La vida de los bárbaros no es fácil –carecen de todas las comodidades del hombre civilizado-, en especial la suya, por ser el hijo del jefe y su sucesor, en el Clan del Oso. Se espera mucho de él, y cuando llega a la edad adulta, se le envía fuera de los páramos para que termine por sí mismo su aprendizaje de la vida.
Parte hacia el norte, con el hacha de su familia como única compañera. En primer lugar se va hacia la Columna del Mundo, pero allí, cerca de Diez Ciudades, le engañan y consiguen apresarlo para venderlo como esclavo a los traficantes amnitas, mucho más al sur.
Consigue escapar durante el camino y encuentra al enano y a la semielfa, a los que se une sin otra cosa mejor que hacer. Se venden al mejor postor, siempre que la causa sea buena. Hasta que oyen hablar del templo de Rappan Athuk y los tesoros que allí se esconden. Se dirigen hacia allí pensando no sólo en el tesoro, sino también en el reto que supone.
Pronto se convierte en el líder indiscutible, aunque él mismo tiene muchas preguntas a las que dar respuesta. Con los sucesos que se producen en el interior del templo, ve la oportunidad para encontrar esas respuestas.
Allí dentro encuentran también a la druida y al explorador, con quien acaba fraguando una buena amistad.

Gorham y Astrid

Gorham es un enano poco gruñón, lo que no hace mucho honor a su raza. Nació en Mithrill Hall, cuando ya gobernaba el rey Bruenor Battlehammer.
Le gustaba mucho escuchar las historias que se contaban sobre ciertos héroes que eran o habían sido clérigos, como Cadderly Bonaduce, y la vocación por Tymora creció pronto en él.
Un buen día decidió partir hacia Espíritu Elevado, el monasterio regentado por Bonaduce en las montañas Copo de Nieve. Allí podría realizar los estudios para servir a su diosa, Tymora, en contra de las enseñanzas religiosas que le había inculcado su pueblo, pues Tymora no era una deidad enana.
Durante su camino a las montañas Copo de Nieve vio mucha pobreza y enfermedad, lo que reafirmaba cada vez más su vocación. Asimismo, y debido a los lances que se encontró por el camino, se vio obligado a recibir formación militar, que completaría más adelante en Espíritu Elevado.
Su estancia en el monasterio fue muy productiva para él, tanto militar como religiosamente. Cuando terminó sus estudios y volvió a Mithrill Hall, se encontró con otra guerra más en ciernes contra los elfos oscuros de Menzoberranzan. Esta duró algunos años, y uno de los humanos que vinieron a ayudar entabló una gran amistad con él. Combatieron espalda contra espalda en multitud de ocasiones.
La mujer del soldado, una elfa a la que profesaba un gran amor, murió al dar a luz a una niña, que había heredado el carácter de su padre y los rasgos élficos de su madre. La llamaron Astrid.
Un día, justo antes de entrar en batalla, el soldado hizo prometer a Gorham que cuidaría a la niña semielfa, como si fuera su hija, si él moría en combate. El enano así lo hizo, sin pensar que nunca tuviera que cumplir su promesa.
El soldado fue muerto en esa misma batalla, y Gorham, obligado por su promesa, y por la amistad que le unía al soldado, sabiendo que no podría cumplirla y cuidar de ella si a él también le mataban, la cogió y huyó lejos, volviendo a hacer la ruta hacia Espíritu Elevado.
Allí, en las montañas Copo de Nieve, intentaron conferirle a la joven las mismas enseñanzas que había recibido su padre adoptivo, pero había heredado el carácter de su padre, y pronto pudieron ver que tenía grandes aptitudes para el combate, pero ninguna para la religión.
Los monjes del monasterio ayudaron a Gorham a convertirla en una gran guerrera, y cuando estuvo lista, volvieron a abandonar Espíritu Elevado para que conociera cómo era la vida en los Reinos. Se dedicaron a vivir con las recompensas de los que les contrataban, siempre que la causa fuera justa.
Algún tiempo después, se encontraron con Duncan, el bárbaro, y formaron un buen trío, hasta lo de Rappan Athuk, donde encontraron al explorador y la druida.
Andros, el explorador

Calimshan es una bella ciudad del Sur, con sus capiteles y palacetes. Pero es una ciudad donde gobierna el crimen. Los bajás, cabecillas de los clanes más poderosos, capos de la mafia de la ciudad, la gobiernan con mano férrea. Los asesinos más despiadados triunfan en ella. Calimshan la Grande, donde no tienen cabida los honrados mercaderes que llegan de Amn y de las tierras más al Norte, atravesando el peligroso desierto de Calim, donde necesitan de la guía de aguerridos hombres que lo conozcan bien.
Uno de estos exploradores era Andros, que se había criado en lucha continua con las arenas, y que una de sus peligrosas tormentas había privado de familia. Cuanto esto ocurrió, partió de aventuras a los reinos norteños, donde tras varios escarceos conoció a sus compañeros en las duras catacumbas del viejo templo de Rappan Athuk.
Gaylin, la druida

Entre los bosques mágicos de las Islas Moonshae, las Islas de la Luna, pobladas de criaturas fantásticas y regidas por el antiguo poder de los druidas, nació cierta elfa Llewÿrr, elegida de la Madre Tierra, a la que llamaron Gaylin.
Aprendió a manejar los poderes druídicos y a servir a su diosa incondicionalmente, cuyo poder estaba destinado a proteger y cuidar de todas las criaturas vivas, rechazando continuamente a las fuerzas de la oscuridad.
Tras una encarnizada lucha con Baal, dios del Caos condenado a padecer el infierno por toda la eternidad, descubrió la profecía que pesaba sobre ella: la elfa que vería caer a la diosa madre, y que la haría renacer de las cenizas de otra diosa.
Las Ancianas al conocer la noticia, y al saber que ninguna otra diosa cuidaba de las Moonshaes, la enviaron al continente para encontrarse con su destino, no sin antes asignarle a la criatura Karuth, un lobo al que hermanaron con ella para servirla de protección y compañía, y para que no olvidara nunca de dónde procedía y a quién servía.
También encontró a sus compañeros en las ruinas del antiguo templo de Rappan Athuk.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s